jueves, 21 de marzo de 2019

Los varios lados de la moneda

Pasé dos días ignorando todo lo que implicaba que me hayan "despedido", tenía miedo (todavía tengo miedo) pero al tercer día no podía seguir evadiendolo porque ya no había más compromisos sociales que me ayudaran.

Mi estrategia fue la siguiente: primero hice una lista de todas las cosas que quería hacer con mi tiempo libre, cosas positivas, que me emocionan, y relacionadas con socioterritoriales, para que cuando me tocara ver el impacto y lo "negativo" del cambio en mi estilo de vida, pudiera voltear a ver todo lo bueno. Después, hice una lista de cosas que ya no podré hacer, "lujos" que me brindaba trabajar, peroooo, a un lado de cada uno puse su lado positivo, para que fuera más fácil digerirlo, fue una lista extensa, y lloré lo que tenía que llorar (estaba sensible). Por último, hice lo más doloroso, lo más cruel y lo más real: las cuentas, no hay mucho que decir al respecto, sí podré sobrevivir un año sin trabajar pero con precariedades: volví a ser pobre.

A continuación les comparto los resultados: 

Las lista de cosas que quiero hacer las convertí en historias de usuarios para hacerlas más realizables al entender por qué y para qué las quiero hacer. 


Quizá la siguiente imagen no se vea muy bien pero aquí lo resumo: costumbre de tener cosas innecesarias.


Al final, todo es muy incierto, tengo un año para conseguir un trabajo relacionado con mi licenciatura, ¿lo podré lograr?
Lo más positivo: me emociona saber que ahora mi tiempo me pertenece.

¿Ven como no necesito ningún psicólogo? Puedo reintegrarme a la sociedad yo solita y sin ningún problema

domingo, 17 de marzo de 2019

Bye Bye CR

Pues pasó lo que temía que pasara: mi plan no salió como lo planeé. It was a long shot. Y lo peor es que no era un plan resiliente.

Entonces pasó este viernes. Estaba acostada en el sillón viendo televisión cuando recibí un mensaje de un celular que no conocía, respondí: -hola-, se trataba de una compañera de trabajo, Itzel, quien me escribió para decirme (literal) que me fuera preparada porque me tenían una sorpresa, le pregunté si me iban a correr y solo me respondió con una carita sonriente y un pulgar arriba. Me puse super nerviosa porque el día anterior no había ido. El hablé a Rubén y me tranquilizó un poco cuando me dijo que íbamos a estar bien (o sea, juntos). Le marqué a mi padre y me dijo cosas practicas, como que me pusiera abusada al momento de firmar cualquier documento, etc.

Con mi emoción y mi nerviosismo me arreglé, fui a recoger un paquete a DHL, y me fui al trabajo. Llegué tarde. 

Iba con la mentalidad de que era mi última vez ahí, subiendo las escaleras eléctricas, pasando mi credencial, subiendo el elevador (ahora que lo recuerdo, no vi por última vez la ciudad desde el piso 18). Entré triunfante, segura, empoderada porque mi plan había resultado: ¡me iban a correr! Estaba muy nerviosa. Me hice wey como por 15 minutos esperando a que pasaran a mi lugar para llevarme a RH, pero mi supervisor se fue a comer así que me puse a trabajar por última vez. Decidí que iba a pasar todos los consecutivos (créditos) que me tocaran, sin excepción, le iba a dar el crédito a todas las personas porque era mi último día y estaba destinada a darle dinero que no es mio a la gente, sin ninguna consecuencia. Y así lo hice. Treinta minutos después me salí a comer con Andy (era la última vez que comía en la cafetería, no fue la mejor comida pero disfrute estar ahí, me encontré a conocidos muy agradables, los salude como si nada). Terminamos y decidí que bajáramos por un último rato en las mesas del patio del skylobby con el sol y el olor a carne de hamburguesas asadas. Después de un rato subimos, me volví a poner nerviosa. Era el momento, si no pasaba regresando de comer no iba a suceder nunca. Me senté en mi lugar, esperé un rato y no pasó nada así que tomé un consecutivo, en eso, vi cómo Luis se acercaba a mi lugar, me puse más nerviosa (emocionada porque estaba sucediendo), me dijo en voz baja: acompáñame...

En el camino al piso 19 me preguntó cosas:
-¿Ya no querías estar aquí?-
-¿Es muy obvio?-
-Me hubieras dicho, te hubiera ayudado-

En ese momento no entendí por qué me había dicho eso, lo único que le respondí al respecto es que le había dicho a otro supervisor: Alan, (novio/ esposo/ papá del hijo de una de mis "mejores" amigas) porque de acuerdo con eventos anteriores de despido, el había tenido relación con cada uno de ellos y pensé que él podía ayudarme o podía hacer que sucediera. A lo que me respondió que -Me hubieras dicho a mí, yo te podía ayudar- Seguía sin comprender en qué me podía ayudar porque ya estaba sucediendo lo que quería: que me corrieran.

Llegamos al 19, me metieron a la sala de contratación (y despidos), le hablaron a Yolanda, la chica de RH. Me sentaron, me despedí de Luis, le di un abrazo y le volví a dar las gracias por todo. Entró el jefe de mi jefe, Gustavo, el coordinador, entre él y Yolanda me preguntaron si me habían contado por qué estaba ahí y les dije que sí sabía porque Luis se despidió de mí.

Gustavo comenzó a hablar, diciéndome que estaba ahí por mis faltas. 
-Eres un muy buen elemento pero no podemos tolerar tantas faltas porque a pesar de que haces tu trabajo de la mejor manera, no sabemos si algún día a faltaras-, etc.
Yolanda me dijo que no podía creer cuando le dijeron que la baja se trataba de mí porque siempre he sido muy responsable, bla, bla, bla... ¡Señora! ¡deme mi dinero!

Después de agradecerle a Gus por todo, hablar bien de CR y de lo mucho que me ha dejado. Después, también, de tratar de justificar porqué había faltado tanto (toda la culpa se la eché a la escuela y que la mamá de Rubén estuvo enferma), Yolanda me comenzó a decir lo que iba a firmar y solo escuché: esta es tu renuncia y esta cantidad es la que te vamos a dar. Pta, ¡era muchísimo MENOS de lo que esperaba! ¡No me estaban liquidando! ¡Estaba renucniando! Toda la culpa fue por las faltas seguidas en un periodo de 30 días. Me dijeron que "estaban siendo buena onda" porque en CR son "considerables con las situaciones de los empleados" y cuando es por faltas, no te dan nada de dinero. Y que además, me estaban dando un bono extra y no me estaban considerando las faltas de la semana. Weeeeey! Me estas quitanto toda la lana que me corresponde por despido y que llevo acumulada en dos años por el simple hecho de faltar unos cuantos días en el mes. estaba sacadisima de onda, enojadisima. Mi plan no había salido como lo planeé.

Mis conclusiones después de analizarlo, Cosas que no debí hacer:

  1. No debí de pedirle a Alan que me ayudara a que me corrieran y me liquidaran, nunca me ayudó, solo me comentó que ya le había platicado mi situación a Gus para saber si podían hacer algo, y eso llevaba casi un mes. Nunca sabré si fue cierto o no. Si fue cierto, tanto Alan como Gus fueron los culeros por correrme por faltas. Además Alan me había dicho que nunca habían corrido a alguien por faltas, que siempre buscaban la manera de despedirlos por otra cosa para que se llevaran el 100%
  2. Debí de decirle a Luis en vez de Alan (y lo supe hasta el final de los finales) pero como Alan supuestamente era mi "amigo" porque era el novio de mi amiga y nos llevábamos bien, pensé que era más fácil pero nunca vi las señales, aunque estaban ahí: todas las personas del área en la que estaba y que han corrido de CR salieron por pleitos o con broncas con él.
  3. No debí de contar mi plan, y si lo iba a hacer debió de haber sido a otra persona. Y después, debí crear un plan resiliente, uno que no me afectara tanto económicamente si me aplicaban lo de la renuncia. No debí tenerle tanta fe a mi plan, pero lo hice, a pesar de no haber contemplado varias cosas. 


Al final, le doy gracias a CR por todo lo que me ayudo a tener, me dio la estabilidad económica para salirme de mi casa, me ayudó a comprar cosas para el departamento, me ayudó a callarle la boca a Ruben y a todos los que dudaban de mí (nadie más) al ser capaz de ser responsable por un interés mayor, me sirvió para tener experiencias increíbles, pedas memorables.

Que el verdadero final, no fue CR, sino fue mi trabajo, pero hay que darle crédito (😂get it?)

viernes, 8 de marzo de 2019

Estoy emocionalmente jodida

So, so many thing to say, so many thing to tell. But right now I'm going to speek of whats happening in this weeks

Soooo, mi universidad está en huelga, y ya lleva un mes y días. Cuando sucedió no me importó porque estaba clavada en otra cosas (estaba en el congreso con legisuam) y porque no pensé que durara tanto. Por lo mismo de la incertidumbre de cuánto va a durar, no he hecho nada productivo en las mañanas, incluso, dije que no me metería a hacer ejercicio porque cuando regrese a clases otra vez no tendré tiempo y me sentiría frustrada (todavía lo pienso). No tengo nada que hacer en las mañanas, y en las tardes solo trabajo y llego a la casa y preparo de cenar y veo tele.... ¡Me convertí en lo que juré destruir! Me deprime cocinar para mí cuando sé que otro se beneficia de eso. Me deprime ser la encargada implícita para cocinar porque otras personas no saben hacerlo o no son ingeniosos. En fin, esa es una de las otras cosas que me deprimen, como mi cuerpo. Es una cosa totalmente diferente y el año pasado me esforcé unos días pero no basto y tampoco me di a basto con las demás actividades, esta cada vez peor y lo único que recibo es "te estas dejando" weeeeey, ¿qué pedo?

El chiste es que no he ido a trabajar estos últimos tres días, y sí quiero que me despidan pero no por abandono laborar porque obvio no me van a dar ni madres. Ya no quiero trabajar, siento que trabajar es el peor de mis males y creo que algunas personas (Ruben) creen que es lo único que me puede dejar. También eso me deprime, que me "apoya" con la decisión que he tomado: renunciar a mi trabajo y que me liquiden para poder estar una año sin trabajar y dedicarle mucho más tiempo a la universidad para poderme ir de movilidad, pero en realidad no me apoya ni madres (ni moral ni económicamente), de hecho hasta creo que le parece una mala idea porque cada vez que hago algo malo en mi trabajo (con el propósito de que me corran) ni siquiera quiere hablar de eso y solo me pregunta "¿es parte del plan?" wey, obvio es parte del plan y me siento jodidamente mal porque en mi cabeza faltar y llegar tarde es algo muy malo y se siente culero hacer algo malo y quedar mal con mi supervisor que es super lindo conmigo. Yo creo que él cree que está teniendo la peor versión de mí. Y ni siquiera puedo hablarlo con él porque todo lo que tiene que ver conmigo le molesta, y sí, suena mal y está mal pero, en este momento de mi vida no sé qué demonios hacer porque ya hay muchas cosas involucradas en la relación: familia, bienes materiales, un gato... ¡vivimos juntos! Además es uno de mis mejores amigos, el 79% del tiempo me la paso bien con él, claro, cuando no está irritable porque tiene hambre, cuando no le molesta lo que hago o mi familia, cuando no cree que lo que hago es estúpido y ni siquiera puedo decir que cuando hablamos de mí porque eso no lo hacemos si no es una buena noticia o algo realmente relevante, si quiero que hablemos de mí le tengo ue mostrar el lado positivo de la conversación porque si no, no vale la pena. Incluso, le pregunte que (ahora que vivimos juntos y somos pareja) cuánto está dispuesto a apoyarme en esta decisión y me contesto "¿lo tengo que responder ahora?", obvio no. Pero eso fue hace como más de un mes y aun no me responde. 

Fuck, quería hablar de otra cosa y ahora me doy cuanta cuál es mi problema más grande. ¿Será porque estoy "deprimida" y no he hecho nada en los últimos tres días? ¿O realmente será que él es una de las razones de mi depresión? Sentir que ya no puedo salir de aquí, que aunque no lo quiera ver, tratar, atender (porque si no lo atiendo a él o la casa, él se deprime, buh pobrecito, y puede decir que no es verdad pero si fuera mentira él se prepararía de comer, se cocinaría, se lavaría, limpiaría, etc.), tengo que hacerlo.

Esto apesta, como no siento el apoyo de la persona que se supone es mi pareja, tengo miedo de hacerlo, tengo miedo de hacer cosas. En realidad cada mañana que pasa no tengo idea de qué hacer. 

Le conté a una de mis amigas que está estudiando psicología forense y me dijo que necesito terapia porque los signos son de depresión. ¡Ni siquiera puedo salir a correr! Es como si un poder tremendamente fuerte me debilitara y me hiciera pasarme al sillón para ver todo el día televisión.

Entonces, el resumen para poder seguir: estoy gorda, mi pareja no me apoya (no le interesa nada sobre mí si no es un éxito), ya no quiero trabajar y no voy a renunciar porque necesito el dinero de la liquidación, tengo miedo de que no salga mi plan de no trabajar por un año (siguiendo este mismo estilo de vida: pagando renta, comida y servicios), mi estilo de vida está a punto de cambiar y todo lo anterior es incierto. O sea, básicamente me siento jodida.


jueves, 14 de febrero de 2019

Promesas

- Prométeme que nunca seremos como ellos.
- ¿Como quiénes?
- Esas parejas que conocemos. Las esposas que tratan a sus maridos como monos bailarines, los entrenan y los exhiben.
- Esposos que tratan a sus mujeres como a la policía a la que hay que burlar y esquivar.
Gone Girl