viernes, 26 de octubre de 2018

COOL GIRL MONOLOGUE

El siguiente monologo es revelador. Algunas personas me han halagado con lo que para ellos es realmente el máximo cumplido: eres una chica cool... Pero, después de este monologo, me pregunto si soy una chica "cool" porque realmente me gusta lo que me gusta o porque fui moldeada por mi papá, mis hermanos y ahora mi novio para que me gustara y así poder ser la chica cool que ellos desean.

El siguiente es el monologo de la película de Gone Girl (dirigida por David Fincher)

AMY DUNNE
Nick and Amy will be gone. But then we never really existed. Nick loved a girl I was pretending to be. Cool girl. Men always use that, don’t they?  As their defining compliment. She’s a Cool girl. Cool girl is hot. Cool girl is game. Cool girl is fun. Cool girl never gets angry at her man. She only smiles in a chagrin loving manner and then presents her mouth for fucking. She like what he likes. So, evidently, he’s vinyl hipster who loves fetish monger. If he likes girls gone wild, she’s a mall babe who talks football and endures buffalo wings at Hooters. When I met Nick Dunne, I knew he wanted a cool girl and for him, I’ll admit, I was willing to try. I wax stripped my pussy raw. I drank canned beer watching Adam Sandler movies. I ate cold pizza and remained a size 2. I blew him… semi regularly. I lived in the moment. I was fucking game. I can’t say I didn’t enjoy some of it… Nick teased out in my things I didn’t know existed. A lightness, a humour, an ease. But I made him smarter, sharper, I inspired him to rise to my level. I forged the man of my dreams.
We were happy pretending to be other people. We were the happiest people we knew. And what’s the point of being together if you’re not the happiest. But Nick got lazy. He became someone I did not agree to marry. He actually expected me to love him unconditionally then he dragged me, penniless, to the naval of this great country and found himself a newer, younger, bouncier Cool Girl. You think I’d let him destroy me and end up happier than ever? No fucking way. He doesn’t get to win!
My cute, charming, salt of the earth misery guy. He needed to learn. Grown ups work for things. Grown ups pay. Grown ups suffer consequences.

Este es el monologo del libro, escrito por Gillian Flynn, (no he leído el libro completo, solo este fragmento que me encontré y me gustó más que el de la pelicula)

Men always say that as the defining compliment, don’t they? She’s a cool girl. Being the Cool Girl means I am a hot, brilliant, funny woman who adores football, poker, dirty jokes, and burping, who plays video games, drinks cheap beer, loves threesomes and anal sex, and jams hot dogs and hamburgers into her mouth like she’s hosting the world’s biggest culinary gang bang while somehow maintaining a size 2, because Cool Girls are above all hot. Hot and understanding. Cool Girls never get angry; they only smile in a chagrined, loving manner and let their men do whatever they want. Go ahead, shit on me, I don’t mind, I’m the Cool Girl.
Men actually think this girl exists. Maybe they’re fooled because so many women are willing to pretend to be this girl. For a long time Cool Girl offended me. I used to see men – friends, coworkers, strangers – giddy over these awful pretender women, and I’d want to sit these men down and calmly say: You are not dating a woman, you are dating a woman who has watched too many movies written by socially awkward men who’d like to believe that this kind of woman exists and might kiss them. I’d want to grab the poor guy by his lapels or messenger bag and say: The bitch doesn’t really love chili dogs that much – no one loves chili dogs that much! And the Cool Girls are even more pathetic: They’re not even pretending to be the woman they want to be, they’re pretending to be the woman a man wants them to be. Oh, and if you’re not a Cool Girl, I beg you not to believe that your man doesn’t want the Cool Girl. It may be a slightly different version – maybe he’s a vegetarian, so Cool Girl loves seitan and is great with dogs; or maybe he’s a hipster artist, so Cool Girl is a tattooed, bespectacled nerd who loves comics. There are variations to the window dressing, but believe me, he wants Cool Girl, who is basically the girl who likes every fucking thing he likes and doesn’t ever complain. (How do you know you’re not Cool Girl? Because he says things like: “I like strong women.” If he says that to you, he will at some point fuck someone else. Because “I like strong women” is code for “I hate strong women.”)

martes, 31 de julio de 2018

¡Hola, vacaciones de verano!

Querido blog,

Soy una mujer libre de desvele y presión por entregar trabajos porque he terminado mi trimestre escolar y soy la más feliz (y abrumada) porque, como cada trimestre, aprendí muchísimo. Este trimestre aprendí sobre Michel Foucault y el orden del discurso (super mind blown), sobre el Imperio (y no el de Star Wars), los estado-naciones y cómo funciona el mundo globalizado (sí, eso implica que volvimos a hablar mucho sobre Marx). Aprendí sobre el Comunismo, específicamente el de Rusia, e incluso, vimos una película que me costó mucho trabajo procesar pero entre más la pienso más me gusta: Underground, larguísima como la cuaresma pero explica tantas cosas desde la Segunda Guerra mundial hasta la Guerra Fría y el soundtrack vale mucho la pena. También profundizamos sobre el Estado, la política, la democracia, la praxis de Gramsci. Salí a mi primera practica de campo a Cholula, Puebla (aunque solo fue un ratito, unas dos horas porque la mayor parte del tiempo no la pasamos en Texcoco y Tlaxcala) para hablar sobre el ethos barroco y la dialéctica de la colonización (también mind blown); también comprendí la estructuración de la antropología, la etnografia, la sociología y la geografía junto con sus autores más relevantes. ¡Qué pinche chulada de trimestre! ¡Exquisito!

Como trabajos finales, presentamos en equipo:



Individualmente trabajé en dos:

  • Watchmen y su relevancia para entender el Imperio, trabajo final en Procesos Mundiales Contemporáneos, le falta un chingo porque no me di el tiempo suficiente ni las cervezas necesarias para platicar al respecto pero mi plan es terminar de corregirlo estas vacaciones para que quede super chingón.
En fin, este trimestre estuvo muy padre, además conocimos a todos los candidatos a la jefatura de gobierno antes de las elecciones y por su puesto que entre ellas estaba Claudia. Espero que cuando estén corregidos los trabajos pueda compartirlos directamente en el blog.






viernes, 6 de julio de 2018

Primera práctica de campo: Capilla Riveriana, Tecoaque, Iglesia de Tonantzintla

Entrada al museo de la Universidad de Chapingo

Universidad de Chapingo

Karla y Moni

Patio del Museo de la Universidad de Chapingo y Capilla Riveriana

Mural de los 5 elementos y un cisterna o tinaco tienen el símbolo comunista

Ideal para una película del siglo de oro, o para aparentar un estudio Hollywoodense

Panóptico

Puerta de la capilla Riveriana (la capilla estaba dañada por el temblor, así que solo pudimos observar la puerta)

El maíz

El mural que más me gustó, representa la realidad tan clara


Molino de Flores, Texcoco

Iglesia de Tonantzintla, Puebla

miércoles, 9 de mayo de 2018

Abril 2018

Este mes la pasé muy bien, fueron mis vacaciones de un mes (solo de la universidad), siempre me da gusto salir de vacaciones con mis materias cursadas y pasadas y con un bonche de conocimiento nuevo, se siente como si no tuvieras ningún pendiente (porque no tienes, ¡dah!).

Mis vacaciones de primavera comenzaron con Semana Santa, literal. Carlitos y Aiko nos invitaron a un pueblito llamado Xochitepec y fue la oportunidad perfecta para despedir a Mey pues se fue y solo el universo sabe si volverá. Estuvo muy padre, quiero mucho a esas personas y siempre me la pasó bien. Además, Vladimir nos llevó a las Cuernavacas a las que solo conocia de noche y descubrí porqué las personas que conozco que son de ahí son como son (hippies/bohemios).

Después de esa aventura, abril lo dediqué a cuidarme, ya saben, dormir bien, comer bien (excepto cuando salía con Roobie), me inscribí a un centro de acondicionamiento físico con nutrióloga y todo. Tenía otros planes para mis vacaciones como ver una serie completa, hacer un podcast sobre el capitalismo y el marxismo, compartir en mi blog dos trabajos que hice y me encantaron, leer dos libros, modificar la página de la RA, etc. Obvio, no hice nada de eso pero ¡qué rico dormí!

El fin de semana antes de regresar a clase fue feriado y aproveché para pedir vacaciones y nos fuimos a las Estacas en Tla---, es un lugar hermoso, el Rio Verde es de lo más helado y hermoso <3 snorkeleamos y la luz con lo azul del río más la variedad de peces y plantas acuáticas, todo al mismo tiempo ocupando mi visión fue encantador. También pescamos (solo pesqué uno y no lo quise volver a hacer, Rubén tuvo que desengancharlo), hicimos Kayak y es completamente igual que en Wii, acampamos y fuimos a tomar fotos de terror en la noche, tomamos un tour en balsa en donde nos contaron cosas acerca de las Estacas, comimos hamburguesa con Portobello (rico, rico, rico) y lo único que nos faltó fue quemar bombones en una fogata, estabamos a nada de hacerlo pero había mucho viento y algunas personitas pusieron sus tiendas muy cerca de donde generalmente se prende, así que la cancelaron.

En fin, fue un mes muy bonito, además conocí a Rulo, Irene Azuela y me tomé foto con Leonora Milán después de que hablara sobre un libro del desencanto de la democracia.

Por cierto, esta semana volví a clases y que pinche feo clima para comenzar 

domingo, 15 de abril de 2018

Primer trimestre del 2018


Terminé el primer trimestre del año y me fue bien (más o menos). Los únicos propósitos que hice al iniciar el año fuero físicos y escolares porque no me di la oportunidad de pensar en más. El escolar va bien, no he reprobado ninguna asignatura en una año y tampoco he sacado S, lo que significa que todo ha sido B y MB (presumida 😒). En cuanto al conocimiento... ¡pff! ¡Hay tanto que decir! Cada trimestre que termino me quiero volver chango, es indignante, frustrante, cruel, revelador y sobre todo, el conocimiento es abrumante, hasta el grado de llorar y creer que no hay escapatoria y por más que nos esforcemos, el cambio será insignificante.

Este trimestre aprendí sobre el capitalismo, lo más relevante de él, cómo opera, para quién funciona, qué piensan las personas de él, lo que ocasiona, los estragos, su fetichismo (estoy planeando hacer un podcast sobre el tema) y también, la relación que tiene con el feminismo. Aprendí de manera super comprimida la historia de dos siglos de México y cómo, después de tanto tiempo, algunas cosas se siguen operando casi de la misma manera que como en la Nueva España.  Aprendí sobre cómo poder resolver problemas ambientales/sociales/económicos de acuerdo con datos de sitios OFICIALES, además de que hacer un proyecto no solo es el planteamiento de la idea sino el desarrollo del mismo: paso por paso, detalle por detalle. TAMBIÉN APRENDÍ QUE ODIO LOS TRABAJOS EN EQUIPO (I have to work on it, If I learn how to deal with it and make it ok, then I'll be a step forward from anyone else). Me gusta lo que estoy aprendiendo, cada clase a la que asisto es como si fuera exclusivamente a quitarme un velo de encima, y otro, y otro, así, hasta entender las cosas de otro modo o ver cosas que son tan obvias pero nos hacemos de la vista gorda o simplemente lo ignoramos por x o y. Me gustaría compartir todo este conocimiento con todo el mundo, aunque a veces es difícil porque lo entiendo pero, para explicarlo tendría que poner todo en orden (y también hay personas que son difíciles de roer y justo esas personas son mi reto). Yo no quiero que la gente piense igual que yo, simplemente quiero que entiendan cosas para que puedan pensar diferente, o quizá, solo estoy delirando porque no estoy haciendo nada para lograrlo.

Por cierto, hay una exposición en el Museo Jumex que resume de manera super cooool lo que aprendí este trimestre, se llama Memorias del Subdesarrollo: el giro descolonial en el arte del América-Latina 1960-1985, estará hasta septiembre.

La universidad es lo que me ha salvado de convertirme en una persona sin propósito, como diría el agente Smith en Matrix: "sin propósito no existiríamos, los propósitos son lo que nos define" y sin un propósito estaría perdida y a la deriva, solo estaría existiendo sin ningún sentido. En fin, dejémonos de cosas sad.

En cuanto a mi meta física... hace una semana me inscribí a un centro de acondicionamiento físico al que acudo todos los días (excepto los sábados porque trabajo en las mañanas y los domingos porque no abren). Además, gané mi primer temporada con Raptors (sí, la primera porque la pasada no contó porque sólo fui a dos juegos y entre ellos la final), no nos han premiado y tampoco creo que lo hagan porque ya hasta empezó la otra temporada (mendigos 😤). En cuanto a eso, conocí un lugar nuevo, la CODEME, y en la entrada hay unas laminas con los nombres de los medallistas olímpicos de cada año. Y ya.

En otras noticias, Mayan Amairani se fue a vivir a Guadalajara, lo que significa que no la veré en un largo tiempo, más del que acostumbrabamos, además de que no podré recurrir a ella para cualquier eventualidad, así que I have to deal with it too. Ya la hecho de menos y sólo han pasado dos semanas, ja.

I'm gonna share a page of the Wonder Woman comic: The Mission... is Over. I love it and It represent how I feel

Está un poco borrosa porque es escaner, pero si la abren podrán leerla mejor



martes, 5 de septiembre de 2017

Tengo muchas ganas de aprender cosas acogedoras, misteriosas, llegadoras. Tengo ganas de tocar canciones hermosas.



He conocido muchos lugares nuevos, en especial, lugares de comida. El último lugar exitoso fue El Rincón Ucraniano, la comida lleva mucha carne y muchas especias, eso hace que sea deliciosa y que pruebes muchos sabores desconocidos (o no antes mezclados) al mismo tiempo. La comida está un poco cara, pero vale la pena ir, sobre todo porque la persona que atiende y prepara la comida es un ucraniana de verdad. 

Ese mismo día, después de haber comido súper delicioso, fuimos por una cervecita al Beer Box que está saliendo el metrobus Etiopia. Siempre que pasaba por ahí lo veía cerrado y siempre que intentábamos ir a cualquier lugar de cervecitas que no fuera el Deposito estaban cerrados o clausurados. Ese día, por fin se nos hizo visitarlo. Es muy acogedor y tienen cervecitas ricas. Espero siempre permanezca abierto y nos dé ratos de felicidad y alegría.

Este sábado emprendimos una gran aventura que nos malvibró: fuimos a Lerma sin carro. El metro en observatorio estaba atascado, el camión no era como un camión de aventuras, era básicamente un chimeco con asientos tapizados y sucios. El trayecto fue eterno, hacía mucho calor y cuando quería dormir me desperté porque el chofer tomaba las curvas muy rápido y sentí que nos íbamos a salir del camino o chocar.  En fin, llegamos a Lerma sanos y salvos, valió totalmente la pena porque nos la pasamos muy a gusto, lo malo fue el regreso, que nos quitó el buen sabor de boca que llevábamos.

El domingo fuimos al parque de los venados, es un lugar muy agradable para pensar en mascotas, hijos, familia, planes, amor, etc. Claro, estas rodeado del esplendor del deber de una vida feliz, es obvio que se antoje tener algo similar. Pensé que en algún momento de la vida (mucho más adelante), podría ser una buena madre. Creo que tengo una base moral muy sólida gracias a lo que me han enseñado las personas que más quiero y, eso haría que por lo menos los cimientos de una buena persona estén relativamente asegurados (relativamente porque no sabemos qué podría pasar). Además, pensé que con la ayuda de Rubén y todo lo ingenioso y acertado que es, podríamos crear una persona buena para la humanidad que, quizá, hasta la ayude. Pensamientos de domingo en el parque. Creo que Rubén tiene el don de ser padre, y creo que todo el conocimiento que tenemos no debe de ser desperdiciado, al contrario, debe de ser pasado a otra persona para que ésta lo pueda utilizar de una manera sabia. Lo que quiero decir es que con lo que sabemos, podemos crear algo bueno para la humanidad. Algún día.

Estas vacaciones no he hecho mucho en realidad. Tengo muchos gastos y muchas cosas que hacer, pero primero necesito dinero (como siempre) y desafortunadamente no me he hecho el propósito de ahorrar.
Fui a ver Anabelle con mi familia, fue muy divertido: los sustos, las reacciones, fue muy divertido. Me da gusto haber ido, quiero mucho a mi familia. Mi mamá no fue porque no podía y porque no le gustan las películas de terror. De hecho, a mí tampoco porque soy muy cobarde, y más ahora que estoy más tiempo sola en mi casa, pero no me importó, sabía que iba a ser más divertido que terrorífico.

Ya se acerca SOND, ¡mi época favorita del año! Quiero estar con mi familia, con las personas que amo, quiero que estar juntos tenga un propósito, quiero compartir, quiero comer, beber, besar, abrazar, amar. Quiero amar más, ser paciente, ser sabia, comprensible, amable. Quiero regalar más. Y finalmente quiero aplicarlo con el mundo y la gente en general. Es difícil, sobre todo cuando las personas te decepcionan, pero, por eso, necesito comprender, ser paciente y tolerante.

Tengo muchas ganas de aprender cosas acogedoras, misteriosas, llegadoras. Tengo ganas de tocar canciones hermosas.

viernes, 7 de julio de 2017

Am I a Grown-up?


Tengo una vida diferente a la que tenía hace medio año. Muchas cosas han cambiado, hasta me atreví a pensar que yo había cambiado, que mis gustos habían cambiado, mi música, mis amigos, etcétera. No es malo cambiar, para nada, al contrario, es algo positivo -mientras sea para bien, claro- pero a veces es fuerte. ¿Se puede cambiar incluso si no hay motivo para hacerlo?

Ha habido más cambios de los que quisiera, hasta en mi trabajo. Ahora estoy en otra área porque la campaña para la que me contrataron cerró y me acomodaron en la menos peor. Pero ahí no termina, ahora, por lo que sé, también habrá cambios en esta nueva área y no sé si me puedan mantener con mis horarios de escuela. Justo tengo que actualizar mi CV -por si las dudas-. No quiero irme aún, me gusta mucho el lugar donde trabajo, sus valores y su vida socialmente responsable, además estoy muy cómoda. A ver qué pasa, no estaré segura hasta que pueda subir a cambiar mi contrato y me digan bien qué oda.

P.D. Ahora trabajo más horas y me pagarán menos.


En otras cosas, ya me empieza a pesar haber cambiado de licenciatura, no lo tomen a mal, me gusta más Socioterritoriales que Biología -aunque me encantan las dos- pero mi matricula dice 214, lo que significa que entré a la universidad en el 2014 y eso quiere decir que llevo casi 4 años sin poder avanzar a trimestres avanzados. Me restan 4 años para terminar la carrera, estoy empezando otra vez desde 0 y eso sin contar todas las desventajas que tengo por ser alumno irregular, como no poder salir a movilidad. En lo que va del trimestre, es seguro que pasaré 1 materia, fue en la que me esforcé más y fue la que en el trimestre anterior di de baja por el profesor -y curiosamente me volvió a tocar con el mismo-. Las otras tres no sé porque no hay parámetros claros de evaluación, en una reprobé el examen y eso que nos lo dejaron traer a casa. Ya sólo faltan tres semanas y generalmente la última sólo es para ir a recoger calificaciones.



En las demás cosas... sigo sin entrenar para el medio maratón. El año pasado Ruben lo corrió por mí porque yo estaba en recuperación de la cirugía pero, ahora, después de un año, se supone que debería de tener todas las ganas de correrlo pero, me cuesta trabajo salir a entrenar porque estoy en la calle desde la mañana hasta la noche. Seguro Ruben tendrá que correrlo otra vez por mi, pfff, qué horror 😔

En el tocho pues vamos bien, no fui a jugar el viernes pasado porque estaba chipil porque fue mi último día de trabajo con mis amigos y mi super supervisor 💓 más a parte ya se armó super padre el equipo y ya no soy indispensable, así que puedo darme el lujo de faltar. Mañana habrá juego a las 9 am pero como ahora trabajo todos los sábados no podré asistir.

Me gusta mi pequeño nido de inspiración aunque aún hay buen de gastos que tengo que hacer para que luzca mejor. Poco a poco, supongo.


En fin, así es como están yendo las cosas por el momento. Y al final, siempre está la familia, los amigos y Ruben para decirme que no es malo cambiar y recordarme quién soy y qué quiero.

Ah, por cierto, expuse sobre lo que hago en la revista asalto en la UAM-C junto con Beto y Pepito, y me dieron un micrófono, un letrero con mi nombre y una botella de agua, so nice.

Beto, Pepito y yo






lunes, 19 de junio de 2017

Un año sin escribir 2016-2017

Entonces, ha pasado un año desde la ultima vez que escribí. Obvio, también han pasado muchas cosas y se han desarrollado nuevos pensamientos, he conocido nuevos lugares, nuevas personas, he experimentado cosas nuevas y he superado muchas más.

La novedad de este año es que ya estoy viviendo sola, bueno, con roomie (Neto). Fue muy emocionante y nos costó mucho trabajo. El proyecto estaba planeado para que en febrero de este año ya estuviéramos instalados pero pasamos por muchas adversidades para encontrar departamento. Al final, encontramos el ideal, era una cosa "meant to be" (por muchas razones).

Después, me quedé un trimestre sin clases porque olvidé pagar mi reinscripción. Ahora estoy empezando desde cero, otra vez (pff), pero la ventaja es que me siento más incluida en este grupo, y me tocó clases con una vaca sagrada del pequeño mundo de los socioterritoriologos.

Esta es la primera quincena que paso pensando en no gastarme el dinero de la renta, y  me siento pobre, aunque también tenía cosas importantes que comprar (como el escritorio de la compu donde estoy escribiendo).

Organicé una fiesta de cumpleaños y de inauguración del departamento, me gustó, vinieron amigos amados (faltaron otros) pero estuvo chido. Además tuve mi primer enfrentamiento con una vecina jajajaja.

En el trabajo voy bien, aunque vivo con un constante temor de que ya no necesiten mis servicios, estaría frita. En ningún trabajo me pagarían o me consentirían como lo hacen en CR, lo adoro.

No he hecho mucho deporte, ya se acerca el medio maratón de la CDMX y no he entrenado nada de nada. En el flag solo juego los viernes por la noche pero únicamente 30 minutos. Por cierto, tenemos un equipo que viene con to-do, espero que después de dos años de duro y dale con Velociraptors pueda ser parte de un campeonato.

Por cierto, el año pasado no escribí mi post de fin de año, fue imposible. Tenía tanto que contar, tanto que decir, tanto que sentía, que no supe ni por donde empezar. Lo único que puedo decir es que LA canción del año pasado (2016) fue up&up de Coldplay. Esta canción fue la mejor, ideal para mí, más a parte, fue con la que cerraron su concierto en la CDMX y estoy segura que fue un mensaje que mi amor Chris Martin envió directamente para mí.

Fixing up a car to drive in it again
When you’re in pain, when you think you’ve had enough
Don’t ever give up
Don’t ever give up
Believe in love


Amor de mis amores, directo en el cora...




viernes, 9 de septiembre de 2016

Segunda actualización de Julio 2016

Estas dos últimas semanas han sido interesantes.

La semana antepasada me hablaron de Crédito Real para ofrecerme trabajo, estuve yendo a entrevistas y ayer firmé contrato ¡Yei! Está super genial porque quería (con todas mis fuerzas) entrar a trabajar ahí. Mañana comienzo a laborar ¡Yei! Es un trabajo súper, así que estoy contemplando la idea de estudiar y trabajar al mismo tiempo, porque no quiero desperdiciar una oportunidad de trabajo así porque (aparte de que me costó trabajo entrar), es un buen empleo, con un buen sueldo y buenas prestaciones (considerando que no sé hacer casi nada).

--------

El sábado de esa semana fue la despedida de Isis que se nos fue a Chile a estudiar. Regresará en seis meses, lo que indica que para cuando regrese podremos volver a jugar tocho juntos. Y eso también me da tiempo para volver a agarrar el nivel que tenía.

 
Sunday was the day I wished her luck. (Do not worry, I wasn't playing, it's just my coahing outfit) 

---------

Hablado de esas cosas, el martes fui a hacerme unos estudios que ya tenía programados desde hace casi un mes para seguir con el tratamiento post cirugía. En el maldito ultrasonido salió que tenía una hemorragia en el mismo ovario en el que me operaron. El doctor que me hizo el estudio y la doctora a cargo me dijeron que tenía que bajar con mi ginecóloga para que me diera un diagnóstico y con ello una solución pero, los malditos (sin la intención) me asustaron cañón porque me dijeron que la única manera de arreglarlo era con operación y que entre más pronto mucho mejor. De hecho, el doctor me dijo que lo mejor era que la doctora ordenara que se me internara ese mismo día. MORÍ DE MIEDO, FRUSTRACIÓN, #MEJORMEPINCHESMUERO. Fue lo peor de la semana, lo peooor. ¿Otra vez internada? ¿Otra vez cerca de nuestras vacaciones planeadas? ¿Otra vez? ¿OTRA VEZ? Realmente no puedo explicar toooodooo lo que pasó por mi cabeza ni todooo lo que sentí en ese instante. Por un momento pensé que lo mejor era morir, literal. Fue horrible. Le hablé a mi padre, lloré desconsoladamente, no quería volver a entrar al hospital ni siquiera al baño. Tardé casi una hora para armarme de valor para volver a entrar a ver mi ginecóloga (porque todo estaba en el mismo hospital). Tenía esa tonta sensación de querer huir, tonta, muy tonta porque eso no iba a solucionar nada.


Mi padre y yo estábamos muertos de miedo y frustración. Indescribible.


Pasé a urgencias, esperé una eternidad porque como no me dolía nada, me dieron un código de color azul que indicaba que mi emergencia no era de tan urgencia. Fue cambio de turno y, como en la vez pasada, me fue mejor en el turno vespertino porque me atendieron primero (a pesar de que tenía un código de color azul). La doctora a cargo vio mis estudios, me revisó y me dijo que no había nada de qué preocuparse, que era normal porque mi periodo estaba cerca. La verdad es que aún tengo mis dudas pero eso ya lo checaré cuando tenga mi consulta con mi ginecóloga. En fin, entre Fredo y yo nos convencimos de que todo estaba bien y que nada malo iba a pasar, aunque, como ya dije, aún tengo mis dudas y aún tengo un poco de temor.


Fred y yo estábamos muy acelerados después de salir de urgencias, seguíamos muy nerviosos. Así que Fred me invitó a comer al Applebee's de Lindavista (nos quedaba súper cerca). Disfruté muchísimo mi comida, no se imaginan cuánto la disfrute. Pinche susto.

Después fuimos al cine a ver Independen Day (muy mal), y ese mismo me llamaron del trabajo para avisarme que mi contrato ya estaba listo. ¡Cuántas emociones en un solo pinche día!

--------------

El miércoles fue la presentación del Problema Eje de Gabriel. Fue emocionante, promedió 9.5 de calificación. Fue un evento muy importante para la familia, sobre todo por lo que ocurrió hace un mes y, porque es un gran peso el que se quita de encima, yo aún recuerdo lo que se siente terminar la prepa y saber que no volverás a pararte ahí. Aunque ahora lo veo con nostalgia, la prepa fue una muy chida etapa.


En la tarde fuimos a cenar al Applebee's (otra vez) de Fórum. Y Rub nos dejó las llaves de Mr. Blue porque Fred necesitaba adaptarse a él para nuestro viaje a Tuxpan el finde.

---------------

El jueves le pegué a un carro con Mr. Blue. ¡Jaja! Morí de pena, quería esconderme en cualquier lugar para que nadie me viera, ni mis vecinos (porque fue en la esquina de mi casa), ni mi padre que me envió a estacionarlo, ni mis hermanos, ni el dueño del carro al que le pegué. ¡Pffff! Le avisé a Rub, le hablé al seguro y ya. Llegó el seguro, lo solucionó y me fui a esconder al cuarto de Gabriel. Obvio, todos en mi casa se burlaron de mí.

------------

El viernes fui al juego de Velociraptiors y el sábado emprendimos nuestro viaje a Tuxpan.


Tuxpan es un lugar súper relajado, es mentira eso que dicen que con la nueva carretera (132D) llegas a Veracruz en 3 horas, en realidad son 3.45, casi 4 horas.






No es mi mejor foto pero esto explica lo felices que estábamos. 








martes, 5 de julio de 2016

Planes para último semestre 2016, Tepoz, Aca y crudarks


Esta es una actualización de lo que he hecho y lo que tengo planeado hacer en el segundo semestre del año.

Fue un primer semestre muy largo y pesado, perooo, todo se está desvaneciendo poco a poco. Después de nuestro pequeñísimo viaje a Tepoztlan, todo comenzó a mejorar. De hecho, estoy segura de que fuimos en el momento ideal porque ya había pasado la tempestad y estaba a punto de comenzar una nueva etapa con mi familia. También creo que fue el lugar perfecto porque pude estirarme en la pirámide del Tepozteco, la parte más alta de Tepoztan, el pueblo mágico lleno de cosas espirituales y misteriosas.

Rub y yo a la mitad del Tepozteco


Después de nuestra escapada a Tepoztlan (para aliviar el alma), planeé mi vida para lo que resta del año: 

  1. Tramitar cambio de carrera, división y unidad.
  2. Terminar la posible última práctica de laboratorio de mi vida. 
  3. Entregar a mi equipo la práctica de lab de plantas y avisarles (a ellos y mis profesoras) que no seguiré el curso el resto del trimestre.
  4. Sacar mi nuevo carnet y seguir el proseso post cirugía.
  5. Estudiar (una semana) para el examen de cambio de carrera.
  6. Disfrutar Acapulquito.
  7. Hacer un plan de estudio (acomodar mis materias) chingon por si no me quedo en Estudios Socioterritoriales.
  8. Buscar trabajo de verano (por dos meses), plazo limite: 12 de Julio. Trabajar 
  9. 12 de Septiembre, volver a la universidad. 
Estoy en el paso 8 de 9, mi plan está casi concluso. Sigo en busca de trabajo, bueno, en realidad ya no estoy buscando porque hay muchas ofertas, más bien, estoy viendo en cuál me quieren y cuál quiero. Actualicé mi CV en OCCmundial, Bumeran, Indeed y Linked in y, aunque no lo crean, estas páginas sí sirven para encontrar trabajo porque hoy me hablaron para un trabajo bilingüe de servicio a cliente para una compañía estadounidense que se encarga de dar créditos para carros. Mañana tengo entrevista y estoy nerviosa porque mi inglés está muy, muy, muy oxidado. 

Sí me gustaría quedarme, su oferta es muy buena pero, no sé. Cuando comencé a buscar trabajo (apenas este lunes) fui a Atento, mi primera opción fue para el puesto bilingüe, me hicieron examenes y en gramática saqué el 50% y ellos requerían mínimo el 70%. ¡Pfff! Me ofrecieron una vacante para AT&T de semi ventas, pero obvio no. 

En fin, mientras todo esto pasa, estoy volviendo a la normalidad: menos drama, más felicidad y productividad. Me da gusto sentirme así porque de verdad me sentía como una poposita, chiquita y mal hecha. Era muy huraña (palabras de Pepito), y no quería salir ni estar con nadie, sólo con mi super pequeño circulo de personas. No tenía ganas de soportar a la gente, a nadie. Después de Tepoz, todo cambió. 

También fui a Acapulco con Rub, Mitzi y su papá. Me la pasé super tranqui, comí mucho y muy rico, el mar estaba en todo su esplendor con su famoso y anual "mar de fondo" y me sentí como si estuviera en otra playa, no lo reconocí, estaba super azul con super olas y completamente solo. Me encantó, disfruté mucho mi viaje. Comimos en Texas Ribs y ¡qué delicia! También probamos las famosas y locales tortas rellenas que fuimos a buscar al Mercado de la Progreso. Sacamos nuestras tarjetas del ACAbus. Somos felices.

Barra Vieja, Acapulco. Con su fenómeno: mar de fondo y la prueba de que la playa estaba vacía.


El sábado pasado tuve la peor cruda de mi vida, vomité en la calle, (con eso ya dije todo) ¡iug! Pero el viernes me la pasé increíble con mis amigos, estoy enamorada de todos ellos (excepto de Marco). Los amo mucho, me hacen reír, bailar, saltar, reír, estar centrada, reír. No hay palabras para explicar cuánto los amo. July, Pepito, Mey, Fredo, Roobie <3 Conocí a Aron y también me cayó super.

Fuimos al Real Under, no lo conocía y que quería ir porque lo habían recomendado mucho en timeout y porque escuché un Mandarax al respecto. Y claro, porque somos darks.


Fred para cuidarnos, Mey para hacerme sentir segura, Carlitos para vivir la vida loca, July para empedarks, y todos para el disfrute.


viernes, 13 de mayo de 2016

Yo, los hospitales y las bolas de estambre

Entonces, hace mucho tiempo que no escribo nada de nada. Nada me inspira para escribir, cada día mi mente tiene más y más líos y bolas de estambre que deshacer pero, lo evito. Evito pensar en muchas cosas e imagino que si no las pienso desaparecerán pero, el problema es que me pican la cabeza de cuando en cuando y no desaparecen y sólo me incomodan.

No hay que perder de vista que este año me ha ido de la chingada. En lo que va del año, he estado tres veces en el hospital por diferentes causas. Esta última vez, entré en pánico y salí corriendo (literal) porque no soporté estar en ese ambiente otra vez. Sólo de pensarlo me siento mal. Es horrible estar en un hospital, de cualquier manera.

La primera vez que estuve involucrada con un hospital fue cuando mi abuelito Felipon (así le decíamos de cariño) falleció. Estuve afuera del hospital porque no dejaban pasar niños (aun o sé si eso era verdad o mi mamá no quería que lo viéramos en esas condiciones) pero, recuerdo con claridad cómo me imaginaba entrando a su cuarto y arrojandome sobre él para darle un abrazo y después, mostrarle la carta que le había hecho. Imaginaba el cuarto blanco, con mucha luz, él cerca de la ventana y con flores a un lado. También, imaginaba su fiesta sorpresa cuando regresara a casa. Imaginé los adornos y planeaba cuáles iba a hacer yo. Nunca regresó a casa.

Recuerdo, también, que mi mamá estaba preocupada por cómo decirnos la noticia; pero, a pesar de ser niños, sabíamos lo que había pasado, sin que nadie nos lo tuviera que decir. A pesar de eso, esperamos a que mi mamá pudiera hablar y nos lo dijera con sus propias palabras. Estaba casi incontrolable, lógico, el papá que más la procuraba había fallecido y, al mismo tiempo, temía que nosotros sintiéramos lo mismo que ella y, su labor de madre era ahorrarnos ese pesar. Yo lo sabía, o al menos sospechaba que eso era lo que sentía, así que, después de darnos la noticia, le dije: no te preocupes, a mí no me duele tanto. Ese fue mi más grande fucked up en una situación tan delicada, y también, mi primera experiencia relacionada con un hospital.

Después, nació mi prima Belén. Recuerdo que mi tío Chuy estaba muy preocupado por ‘no recuerdo qué’ pero el proceso de alumbramiento no había sido de 'a' a 'b'. Seguía siendo pequeña y sólo me quedé en la planta baja del hospital.

A mis veinte un años comenzaron las experiencias fuertes relacionadas con hospitales. Dos días después de mi cumpleaños 21, nació mi hermanita y me hice responsable de todo el papeleo y todo lo relacionado con el hospital. Fui la única que subió a piso a ver a mi mamá y también vi los restos de sangré cuando pasé a recoger sus cosas. Esa fue la primera vez que sentí miedo adentro de un hospital. Pero era más mi emoción por ser, por primera vez, el adulto responsable a cargo de la situación, que opacó completamente ese sentimiento "raro" de preocupación y miedo.

Después, siguió mi racha de visitas a hospitales cada medio mes. En marzo falleció mi abuelita, y fue la primera vez que entré a la sala de urgencias de un hospital, lástima que se trataba del ISSTE, donde las condiciones son deplorables. Nueva sensación: jodidez. 

Aún tengo muy fresco todo lo que pasó en mi visita, recuerdo cómo me molesté con mi familia porque querían que estuviera ahí con ellos todo el día a pesar de que no podía pasar a ver a mi abuelita. Recuerdo cómo me pidieron que le diera mi espacio de visita a la señora que le iba a dar la comunión. Recuerdo que estuve un día y medio esperando que mi mamá y mi tío se pusieran de acuerdo para dejarme entrar. Recuerdo que me enojé porque no fui a mis Chapters de Women in Sciences de Epic Queen. Recuerdo que cuando empezaron a llamar para visita, olvidé el nombre completo de mi abuelita. Recuerdo que estaba nerviosa porque llevaba muchas cosas que mi familia quería que le mostrara a mi abuelita. Recuerdo todo lo que me dijo y me pidió, en especial, recuerdo que me contó que mi abuelito había ido en la mañana para regañar a los enfermeros que no estaban haciendo su trabajo. La recuerdo. Recuerdo sus historias de juventud y cuando Pedro Infante trató de darle un bombón en la boca cuando caminaba sobre la Alameda. Recuerdo lo grosera que era al no ir a visitarla y ahora, ese sentimiento de deber ya no existe. Recuerdo cómo planeé gravar esas historias que le gustaba contarme y que me gustaba escuchar. Recuerdo cómo planeaba salidas al cine o a otros lugares que por falta de dinero y tiempo nunca hice. Recuerdo que nunca le dije nada de esto. Recuerdo que salí con ganas decirle a mi familia que eran unos dramáticos porque mi abuelita se veía y estaba bien. Recuerdo que esa noche me hablaron para avisarme que se había ido. 

Nunca me habían notificado algo tan crudo y cruel. Fue la primera vez que yo le avisé a alguien sobre la muerte de un familiar. Comencé a temblar de los nervios y lloré porque tenía miedo. 

Porque por alguna extraña razón es un sentimiento fuerte y sin descripción.

Quince días después, tuve mi primera vez en infinidad de cosas, otra vez. Y a pesar de que ya escribí al respecto, aún tengo un nudo en la garganta cada vez que mi mente profundiza en el hecho de que pude haber muerto y sin embargo estoy aquí. Tengo una serie de preocupaciones y de asombros todos los días. Vivo con una cicatriz que aún no sé qué tiene que recordarme, una cicatriz que aún no quiero estigmatizar con una enseñanza porque aún no sé cuál es. Y todos los días pienso en cuál podría ser la moraleja de la historia y todo se complica porque sigo siendo, de alguna forma, esa estúpida niña grosera que no valora muchas cosas. Trato, pero a veces lo olvido. 

Aunque, creo que dos cosas cambiaron: ahora cuido un poquito más mi alimentación y soy mucho más amable y agradecida con las personas, porque me di cuenta de cuántas son las personas a las que les importo y me aman y, pienso que hasta que trabaje y los pueda invitar infinidad de veces a comer o comprarles muchas cosas lindas, no habrá manera de agradecer. 

Mucha gente ve este tipo de cosas como segundas oportunidades y así, pero no quiero ser una cursi de la vida y la muerte.

Y para finalizar (lo escribo con la esperanza de que realmente finalice), mi abuelito va al hospital de urgencia. 

Como una forma de comenzar a hacer lo que acostumbraba (y porque mis hermanos son unos completos imbéciles para arreglar cosas), me ofrecí a hacer todo el papeleo para el hospital. Me costó trabajo porque había trámites que tenía que hacer especificamente mi padre, y fue  difícil sacarlo a hacer algo que no le gusta.

De los cinco días que mi abuelo lleva en el hospital, hoy dediqué todo un día para ir a visitarlo. Mi decisión fue mala porque hoy tenía cosas importantes que hacer en la escuela y, por no hacerlas, me perjudicaran a la larga. Pero, al final, fue hoy.

A parte de lo hormonal, me siento triste por cómo está mi abuelito. Siempre fue muy regañón y regularmente me escondía de él porque no quería que me dijera cosas o me pusiera a hacer quehacer. Nunca tuvimos una conversación fluida porque le tenía miedo pero, fue después de mi operación que me sentí con la obligación de llevarlo al  hospital para que lo revisaran. Hoy no quería estar en el hospital, no me sentía cómoda. Antes de entrar al cuarto, casi colapso en llanto. 

Todas mis experiencias en hospitales estaban en el marco de la puerta de la habitacion. Todos los sentimientos estaban en los pasillos, deambulando junto con enfermedad. 

No quería ver el cuarto, ni la camilla, ni las batas, ni las mesas de comida, ni las lámparas, ni las ventanas. No quería ver a los enfermos, no quería ver la vejez de mi abuelito.

Volteé a ver el pasillo donde estaba el elevador. Sí, lo pensé pero, tomé una bocanada de aire y entré al cuarto.

Nunca había hablado tanto con mi abuelo, hablamos de muchas cosas. Lo observé, jamás lo había observado tanto como hoy: su piel blanca, sus manchas cafés de vejez, sus ojos casi sanos, su cabello abundante y cano. Es un viejito guapo, presentable y macizo. Su esqueleto es tan ancho que no se nota su anemia. Lo observé y no mostré otro gesto de cariño, sólo mi mirada. Olvidé los problemas y lo difícil que sería esta nueva etapa si regresa a casa, sólo quería, deseaba que estuviera bien, que se sintiera querido. A pesar de eso, no lo abracé. 

Es fuerte recordar detalles, detalles que causan emociones. Es difícil vivir con esos detalles.


Una de las cosas que más me conflictua es que las personas más cercanas a mí (que no son mi familia), no entienden todo este drama y, me gustaría que alguien a quien admire por la forma en la que resuelve su vida, me aconsejara, indirectamente, lo que tengo que hacer y, aunque suene patético, lo que tengo que sentir. Es un desmadre crear tus propios criterios, pensamientos y recuerdos de experiencias tan complicadas. Complicadas porque involucran una infinidad de sentimientos encontrados. Aunque no todo ha sido bolas de estambre, también, se han desarrollado días felices encima de los días complicados y eso me hace sentir que mi buena suerte aun no desaparece por completo.